lunes, 19 de enero de 2009

CUANDO UN GRAN HOMBRE MUERE,...

Escribe: Héctor Castro Mondragón
Me es oportuno unirme al homenaje después de muerto, también, a Carlos Llontop, líder necesario, hoy y siempre para la piuranidad y el Movimiento Popular Peruano. A pesar de su condición humana deteriorada por la represión sanguinaria de la dictadura militar velasquista, él mantenía su lucidez intelectual y nos recreábamos en circunstanciales diálogos sobre temas de actualidad peruana.
Hombre inteligente y con una correcta opción vallejiana por el Perú que sigue doliendo en el corazón de quienes anhelamos tenerlo al margen de tanto corruptos e indolentes que lo gobiernan.
Carlos Llontop debe ser conocido por los jóvenes de hoy, en las universidades y seguir su ejemplo en la búsqueda de un Perú digno. Carlos, mi homenaje, hoy y siempre. Y transmitiré tu mensaje de honestidad y espíritu de lucha por un Perú nuevo en un mundo nuevo como diría el gran Amauta José Carlos Mariátegui.
¡Cuando un gran hombre muere, nunca muere!

1 comentario:

trivalista dijo...

Finalmente pude saber quien fue Carlos LLontop. Muy importante e interesante.

jacinto